Aumenta el empleo en Aragón, ¿sabes cuáles son los más demandados?

Aumenta el empleo en Aragón, ¿sabes cuáles son los más demandados?

El paro ha disminuido notablemente en Aragón en el segundo trimestre de año. Te contamos cuáles son las profesiones con más futuro.

El segundo trimestre de 2017 arroja la cifra de paro más baja en Aragón desde 2008. La tasa del 11,4% sitúa a nuestra comunidad casi 6 puntos por debajo de la media española. Según la última Encuesta de Población Activa, el segundo trimestre de 2017 el mercado laboral en Aragón apunta un crecimiento notable, ya que son 17.900 personas empleadas más que el año anterior en el mismo periodo, un crecimiento del 3,2% anual.

En cuanto a los sectores en los que más ha aumentado la tasa de empleo en Aragón, son, con sus respectivas cifras:

El sector servicios, con 17.300 nuevos puestos y un 4,6% de tasa anual.

La agricultura: 3.300 empleos y un crecimiento del 8,8%.

Por el contrario, en la industria y la construcción ha disminuido el número de personas en 1.000 y 1.700 respectivamente.

Si hablamos de género, ha aumentado más el empleo masculino, 14.000 más que el año anterior, haciendo un total de 319.400 ocupados. En cuanto a las mujeres, son 250.500 ocupadas, 3.900 más que el 2016 en el mismo periodo.

Por provincias, la tasa de paro era del 10,3% en Huesca, 11,4% en Zaragoza y 13,2% en Teruel.

Ahora bien, ¿cuáles son los trabajos más demandados? ¿Y cuánto se cobra?

Según Addeco en Aragón, los perfiles más demandados en nuestra comunidad son los siguientes:

  1. Gestor comercial de banca: las claves son la atención al cliente, fidelización y venta de productos. El salario medio anual, 18.000 euros brutos.
  2. Teleoperador de ventas: atención al cliente, venta y servicios complementarios. Las comisiones por ventas son un punto clave en este empleo en el que el sueldo medio son 18.500 euros al año.
  3. Técnico de mantenimiento: a diferentes niveles y muchos de ellos en grandes industrias dedicadas, por ejemplo, a la energía eólica. Los sueldos rondan entre 20.000 y 22.000 brutos anuales.
  4. Experto en medicina del trabajo: vigilancia y control de la salud en el puesto de trabajo, normalmente en grandes empresas o como experto especializado externo. El desempeño de este puesto requiere estudios universitarios, por lo que su sueldo oscila entre 38.000 y 60.000 euros.
  5. Operario en el sector de la automoción: ensamblaje de piezas, prensa de chapa, carrocerías, etc. La especialización profesional en líneas de producción de construcción de automóviles o empresas auxiliares conlleva sueldos de entre 18.000 y 26.000 euros, al que se suman primas, turnos y nocturnidad.
  6. Mozo de almacén: a diferentes niveles y en múltiples industrias. Los sueldos en logística, transporte y mercancías van desde 16.000 hasta 19.000 euros.
  7. Hostelería-camarero de eventos: trabajos de fines de semana o en eventos puntuales como camarero de catering suponen ingresos de alrededor de 18.000 euros.

Por otro lado, aquellos puestos que más cuesta cubrir son deportistas profesionales y entrenadores deportivos. Y los que más gustan a la hora de elegir una profesión, por este orden: médico, enfermero, veterinario, licenciado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas. Los estudios que menos interesan, según la última Prueba de Acceso a la Universidad, son: ingeniería civil, Gestión y Administración Pública, ingeniería de industrial, electrónica y agroalimentaria.

Los mejor pagados, esta vez a nivel nacional, son los empleos de controlador aéreo, piloto de avión, notario, registrador de la propiedad y cirujano.

Por proyección profesional, analista de big data, ingenieros especializados en resolución de problemas complejos y psicólogos. Como nuevas o renovadas profesiones: gestor de espacios y nuevas formas de trabajo y especialista en ventas y desarrollo de negocio.

5 Claves para volver al trabajo con alegría

5 Claves para volver al trabajo con alegría

La vuelta al trabajo después de las vacaciones siempre se hace dura, pero hay algunas sencillas pautas para volver a la oficina sin perder la sonrisa. 

Desde Cierzo Gestión, vuestra asesoría de confianza, os dejamos estos consejos para que el retorno a la rutina laboral sea más llevadero. 

1. En primer lugar organízate las tareas de acuerdo con tus momentos de mayor concentración y eficiencia. Si eres más productivo por las mañanas, realiza las tareas más arduas a primera hora y a medida en que va pasando la jornada y estés más cansado, te quedará por hacer el trabajo más ligero. O si, por el contrario, eres de los que les cuesta coger el ritmo por la mañana, puedes aprovechar por revisar correos y avanzar tareas más ligeras y dejar la labor más costosa para cuando ya estés más centrado. 

2. Planifica el tiempo de trabajo y las reuniones. Las reuniones son necesarias, aunque a veces se abusa de ellas y ocupan demasiadas horas en nuestra agenda. Hasta que te hayas asentado de nuevo en tu entorno y ambiente laboral, intenta reducir el número de reuniones para evitar dedicar más tiempo del necesario y distraerse de las tareas fundamentales. Define bien el objetivo y finalidad de la reunión y avanza forma previa todo lo posible para que sea lo más directa y fructuosa posible. 

3. Prioriza y dosifica. Aunque la jornada laboral ocupa la mayor parte de nuestro día, es importante y necesario dejar tiempo para otras cuestiones en nuestra vida. Tiempo libre, deporte, familia o simplemente desconectar fuera del trabajo son algunos de los factores que pueden contribuir a nuestro bienestar. Y es que conciliar la vida personal con la profesional es, hoy en día, algo imprescindible para evitar el estrés, aumentar la autoestima y mejorar el rendimiento, entre muchas otras cosas. 

4. Puedes decir «no», si es necesario. Aquella época en la que el medio al jefe o un “no” por respuesta podía ser motivo de despido queda ya muy lejos. Si se trata de ser productivo, aprovechar al máximo el tiempo y organizarse las tareas es crucial, en muchos casos, y siempre que esté justificado, se puede decir de forma asertiva y sin hacer sentir mal a los demás, que no…

5. Haz un plan de acción. Una vez que ya hayas cogido el ritmo de los primeros días y tengas una perspectiva de la situación. Crea un plan de acción con los objetivos, estrategias y tácticas para conseguirlos a corto, medio o largo plazo, los recursos necesarios para lograrlo. Contacta con clientes y proveedores. 

Si aplicas estos sencillos consejos en muy pocos días habrás cogido el ritmo sin perder la alegría que traías de las vacaciones.

¿Cómo deben tributar los influencers?

Hace tiempo que el Gobierno de España a través de la Agencia Tributaria tiene en el punto de mira las nuevas actividades profesionales y económicas surgidas al calor de la tecnología. Influencers y Youtubers cuentan con miles de seguidores que escuchan con atención, y a diario, sus recomendaciones. No sólo eso, intentan imitar su estilo de vida, un tirón que las compañías aprovechan incorporando estas figuras en sus campañas de marketing y publicidad.

Tal es la integración que para el usuario resulta complicado distinguir la publicidad de lo que no lo es, en el relato de estos llamados influencers. Ellos exhiben en sus canales productos de diferentes marcas y lo muestran como algo desinteresado, más bien camuflado. Pero en realidad han elegido esa marca, y no otro del mercado, porque detrás hay una campaña de publicidad.

Estamos ante una actividad económica por la que estos influencers reciben una remuneración. La pregunta es evidente: ¿Cuáles son esas obligaciones tributarias? Según expertos consultados, no existe una norma fiscal que regule específicamente la publicidad en redes sociales. El argumento que aporta la Agencia Tributaria para ello es que la tributación derivada de este tipo de actividad no se diferencia de la desarrollada por cualquier persona física por cuenta propia.  

“La obligación de partida se identifica con el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) a través de la correspondiente declaración censar. Nótese que las obligaciones en el IAE para las personas físicas solo tienen una virtualidad formal, pues no se derivará ninguna tributación efectiva por dicho Impuesto al encontrarse exentas de su pago”, según indica Expansión en un artículo.

Esto obliga a los influencers a consignar los ingresos obtenidos en metálico o en especie (es decir incluidos lo regalos) en el Impuesto sobre las Renta de las Personas Físicas como beneficios de la actividad económica. Pero la obligación no sólo afecta a estos nuevos perfiles. También las marcas que elijan este tipo de publicidad deberán practicar retenciones e ingresos a cuenta sobre las cantidades abonadas.

“El empresario deberá ingresar en la Agencia Tributaria, a través de la autoliquidación correspondiente, el 15% (o el 7% en el caso de nuevos profesionales) de las cantidades satisfechas en metálico o del valor de mercado de los «regalos».

La falta de retención e ingreso a cuenta dará lugar a posibles liquidaciones y sanciones para las marcas, ya que la Ley del IRPF hace recaer dicha obligación sobre el pagador de las rentas, esto es, sobre las empresas que pagan a los influencers o les entregan regalos”, según señalan la misma fuente de información.

Pero además existen también otras obligaciones como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), puesto que la prestación de servicios de publicidad se encuentra sometidos a este tributo.

“El rastro de estas operaciones por parte de la Agencia Tributaría no resultará tan complicado como parece si se acude directamente a las marcas, quienes tienen registros contables de todas las cantidades abonadas o de las existencias entregadas, pudiendo derivarse consecuencias directas para ambas partes. Además, no puede obviarse lo público de la actividad analizada”, según se indica.

¿Y qué ocurre con el cumplimiento de la normativa de la seguridad Social? Según el Tribunal Supremo, los profesionales no están obligados a estar dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, si no superan el umbral del salario mínimo de un año natural.

“Nada impide, por tanto, cumplir con las obligaciones formales en el IAE, de ingreso y facturación en el IRPF e IVA, y no cursar alta en el régimen de la seguridad social previsto para los trabajadores por cuenta propia. Lógicamente, en caso de superarse el umbral, resultará obligatorio el alta en autónomos, aunque en la actualidad existen importantes bonificaciones en la cuota para las nuevas altas”.

No debemos olvidarnos tampoco de los menores, ya que muchos de los más conocidos youtubers tienen menos de 18 años. Según se indica en este artículo cualquier persona puede estar dada de alta para ejercer la actividad económica con independencia de su edad, siempre que cumplan con sus obligaciones tributarias. Pensemos por ejemplos en anuncios de televisión protagonizados por niños, o en los actores más jóvenes.

“La única particularidad es que debe ir acompañada de la autorización de los padres o tutores y que la declaración de la renta del IRPF podrá realizarse de forma individual o conjunta con sus progenitores (con la incidencia en la aplicación de las reducciones de mínimo por descendiente y en las reducciones por tributación conjunta que pudieran resultar y que deberán ser objeto de valoración”.

Por tanto, según lo expuesto anteriormente, la publicidad en redes sociales es una actividad económica sujeta a tributación y como tal la Agencia Tributaria incluye en su Plan de Control Tributario perseguir la evasión fiscal también en este sector.

Si necesitas más información, contacta con nuestra asesoría laboral Cierzo Gestión en Zaragoza

La bolsa de horas, una nueva opción de jornada laboral

La duración de una jornada de trabajo y la distribución de sus horas son dos aspectos que trabajador y empresario deben conocer bien y además debe estar indicado en el contrato de trabajo.

El horario de trabajo determina el tiempo durante el cual el trabajador debe prestar su servicio a la empresa que le contrata, establecido en el número de horas y, por tanto, la jornada laboral establecida por el Convenio Colectivo, que insistimos, deben reflejarse en el contrato. Otra posibilidad es que el tipo de jornada de cada empresa sea acordado entre ésta y los representantes de los trabajadores.

Así, la duración legal de la jornada se pactará en convenios o contratos y será, como máximo, de 40 horas semanales de trabajo efectivo, estableciéndose distintas jornadas, según convenga al tipo de servicio y actividad, siempre u cuando el total anual no sobrepase el máximo legal de horas o sea inferior al pactado. Asimismo se puede pactar la distribución irregular de la jornada mediante diversas opciones.

Por otra parte, la jornada laboral puede distribuirse de forma irregular, según el Estatuto de los Trabajadores, o bien si trabajadores y empresa así lo acuerdan.

Este reparto irregular es lo que se conoce como bolsa de horas y permite un mayor margen de distribución de la jornada, adaptándose a los momentos de mayor actividad y compensar las horas sobrantes en periodos de menor demanda.

En muchos sectores se presentan picos estacionales de demanda y el ritmo de trabajo y producción es desigual, por lo que la bolsa de horas permite optimizar la jornada laboral de los trabajadores y aprovechar mejor el tiempo de dedicación de los empleados.

La bolsa de horas gana protagonismo en detrimento de otros modelos tradicionales más rígidos avanzando hacia un contrato laboral más flexible.

Si como empresario o trabajador necesitas conocer los tipos de jornada más convenientes o cualquier otro tipo de asesoramiento en derecho laboral, consulta nuestra Asesoría Gestoría en Zaragoza.

¿Cómo se disuelve una sociedad mercantil?

La creación de sociedades mercantiles en España creció un 0,5% en 2015. Según el INE, es el sexto año consecutivo en que aumentan este tipo de empresas. En la actualidad son 94.594 las sociedades mercantiles registradas en nuestro país.

Los datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística indican que en nuestra comunidad se crearon 2.002 sociedades durante todo el año 2015, suscribiendo un capital medio de 38.300 euros, mientras que 769 fueron disueltas.

Solamente en el mes de diciembre 58 empresas ampliaron su capital hasta cerca de 24 millones de euros. De ellas 51 eran sociedades limitadas y 7 anónimas. Por otra parte, a final de año desaparecían 73 empresas voluntariamente, 27 por fusiones y 9 por diversas causas, 109 en total.

En cuanto a sectores, el comercio es el que más empresas ha creado, un 22,3%, mientras que se han disuelto un 21,4%. En segundo lugar, la construcción, área en que surgieron el 17,1% empresas y desaparecieron 19,9%.

La disolución o extinción de una sociedad mercantil es un proceso algo complejo. Además de la disolución de una empresa, implica un proceso jurídico que no desaparece en un instante.

Una sociedad mercantil conlleva habitualmente vínculos con terceros que no pueden zanjarse de forma repentina. Normalmente, el proceso de extinción de una sociedad mercantil se divide en tres fases principales:

  • La causa de disolución, afecta a los socios y su relación mutua
  • La liquidación de los vínculos con terceros, afecta a la sociedad en su relación con terceros
  • División del patrimonio, afecta a los socios y su relación mutua

Además de estos puntos, se deben tener en cuenta otras cuestiones importantes:

  • Deudas pendientes de pago: en caso de existir, la sociedad no podría disolverse. Deben liquidarse las obligaciones y derechos de cobro.
  • Los socios deberán hacer constar el acuerdo de disolución de la sociedad ante la Junta General. Es en ese momento donde se abre el periodo de liquidación.
  • La disolución de la sociedad deberá inscribirse en el Registro Mercantil y se publicará en el Boletín Oficial.
  • Tras la liquidación se procederá al reparto del patrimonio social entre los socios. A partir de ahí, el balance final, que deberá ser aprobado por los socios.
  • Al presentarse la solicitud de cancelación de la sociedad en el Registro Mercantil, se presentarán también los libros de comercio y la escritura pública de disolución de la empresa.
  • La copia de la escritura de disolución deberá presentarse en la Agencia Tributaria junto al modelo 036.
  • Durante la extinción de una sociedad mercantil, ésta debe mantener su personalidad jurídica y tener en cuenta que su disolución no implica el fin de las relaciones sociales de la figura jurídica.

Éstos y otros requerimientos relativos a la extinción de las sociedades mercantiles pueden consultarse en la Ley General de Sociedades Mercantiles.

Asimismo, ante estas situaciones, lo más recomendable es siempre confiar con una asesoría con experiencia que vele por el bien de la sociedad y de sus socios.

¿Qué debemos saber de la gestión de asociaciones y fundaciones?

La gestión de entidades sin ánimo de lucro tiene algunas particularidades diferentes a las de las empresas mercantiles. Os contamos cuáles son.

Asociaciones y fundaciones son entidades sin ánimo de lucro cuyo objetivo es desarrollar actividades con un fin social. Ambas tienen rasgos en común, sin embargo, cumplen funciones diferentes que conviene diferenciar para comprender y optimizar su gestión interna.

Componentes

A grandes rasgos, una asociación es una agrupación de personas con intereses comunes. Una fundación se constituye con la aportación de un elemento patrimonial, por uno o varios fundadores, que se destina a un fin de interés general. A la hora de tomar decisiones, la asociación se rige por la voluntad de sus asociados, lo que hace que tenga una mayor autonomía de decisión –aunque resulte más complejo alcanzar un consenso-, mientras que una fundación es una entidad más estructurada y con mayores exigencias legales, constando de un órgano de gobierno, el patronato, que toma las decisiones, y un órgano de gestión que ejecuta esas decisiones.

Financiación

La financiación de ambos tipos de entidades no lucrativas tiene marcados puntos en común. En principio, las asociaciones se financian principalmente con las cuotas de sus miembros y las fundaciones cuentan con la dotación inicial de sus fundadores. Sin embargo, ambas pueden obtener recursos y financiación ajena, así como optar a diversas subvenciones públicas en España y la UE. Además, una organización sin ánimo de lucro se caracteriza por la reinversión de los beneficios que obtengan a final de cada ejercicio en la propia actividad.

En caso de disolución…

Las asociaciones marcan en sus estatutos dónde se destinará su patrimonio. Las fundaciones tienen un proceso de liquidación más riguroso marcado por la Ley  50/2002, de Fundaciones; en virtud de la cual habrá que dar inicio a un procedimiento de liquidación, que se realizará por el órgano de gobierno de la fundación bajo el control del protectorado. Los bienes y derechos resultantes de la liquidación se destinarán a las fundaciones o a las entidades no lucrativas privadas que persigan fines de interés general que hayan sido designados en el negocio fundacional o en los estatutos de la fundación extinguida. En su defecto, este destino podrá ser decidido en favor de las mismas fundaciones y entidades mencionadas, por el patronato cuando tenga reconocida esa facultad por el fundador, y, a falta de esa facultad, corresponderá al protectorado cumplir ese cometido.

Cuestiones clave

Existen tres importantes cuestiones que suelen surgir a la hora de plantearse la constitución de una asociación o una fundación:

  • ¿Puede haber excedentes económicos?
  • ¿Se pueden realizar contratos laborales?
  • ¿Se pueden realizar actividades económicas?

La respuesta a todas ellas es sí. Ser una entidad sin ánimo de lucro no invalida que se pueda realizar todo lo anterior, aunque si habrá que tener en cuenta que los excedentes o beneficios deberán reinvertirse en el cumplimiento de los fines de cada entidad.

Es importante destacar la importancia de una buena gestión de este tipo de entidades ya que tienen sustanciales diferencias respecto a las empresas mercantiles. Un buen diagnóstico de su situación y sus puntos fuertes o débiles son clave para lograr una mayor eficiencia en el desempeño de sus actividades y garantizar así el cumplimiento del fin social para el que fueron creadas.

En Cierzo Gestión somos especialistas en la gestión de este tipo de entidades desde hace 25 años. Prestamos ayuda en todo el proceso: desde su constitución hasta el caso de disolución con reversión específica de los elementos patrimoniales, pasando por la consecución de financiación a través de convocatorias de subvenciones nacionales y europeas y asesoramiento en las aplicaciones legales concretas respecto a todo tipo de normativa laboral, contable y fiscal.

Sin categoría