Voluntariado con VoluntaRadio

Voluntariado con VoluntaRadio

Mi experiencia en el área de voluntariado de Fundación Rey Ardid.

El título no es un error, lo he llamado voluntaradio porque mis inicios en el voluntariado fueron en el taller de radio y he pregonado con orgullo desde entonces mi ayuda en la Fundación Rey Ardid, Club Social, Visiones y he colaborado poniendo en diferentes ocasiones voz a esta familia.

“Recibirás más cariño del que darás”

Mi madre

Esta frase me la dijo mi madre el primer día de empezar las actividades de voluntariado en la Fundación Rey Ardid

Lo había oído ya alguna vez y no es algo en lo que me parara a pensar.

Ni siquiera me paré mucho a pensar en ser voluntaria, ni de qué o dónde serlo.

Surgió, como algunas de las mejores cosas que me han salido bien en la vida por impulso.

¿Qué es para mi el voluntariado?

Voluntariado para mí es ayudar, compartir tiempo, ganas, aventuras, aprendizaje y crecimiento.

Soy feliz ayudando, eso hace ya tiempo que lo he sentido.

Me cuentan otros testimonios que la vida del voluntariado social es eso, ser feliz mientras ayudas sin darte cuenta del bien que haces a quienes les haces la vida más fácil, casi sin querer.

Llegué al máximo de este aprendizaje en una noche fresca en pleno junio de 2019 en Abejar, provincia de Soria.

Quisimos hacer una buena despedida de campamento mediante una gala llamada “Abejar tiene talento” pero había mucho más….

Contenido en pocas horas se resumió un agradecimiento de usuarios y voluntarios que en palabras y hechos nos regalamos entre todos. Nos mostraron los usuarios que lo que había era magia.

¿Qué me aporta el voluntariado a nivel personal?

Voluntariado en Fundación Rey Ardid

Para mí lo mejor del voluntariado es haber podido conocer a personas maravillosas con una vida diferente a la mía.

Haber tenido la oportunidad de sentarme cada viernes en un estudio de radio en directo.

Poder ser una más de un grupo de personas con problemas de salud mental y poder entrevistar a gente con vivencias que merecen ser contadas a la vez que cada uno de nosotros superábamos nuestros miedos.

También es pedir que te rescindan una semana antes el contrato de trabajo porque te tienes que ir de campamento; o incluso llorarlo cuando el año anterior no pudiste ir por trabajo.

Ser voluntaria es haber aprendido a cocinar a la vez que los usuarios y ser una más.

Dar, pero sobre todo recibir, lecciones de humanidad y humildad.

Ser voluntaria es tener la capacidad de detenerte a apreciar “Vengo a la cena aunque no sea de este taller porque no sé cuándo volveré a verte y quería verte”

Voluntariado Rey Ardid

Valorar la importancia de las pequeñas cosas descubriendo cómo las grandes amistades surgen de los más pequeños detalles.

Ser voluntaria es crecer, aprender a disfrutar la vida con un plus de “llámalo como quieras pero sabes que aquí eres feliz”… y todo esto con un solo fin, querer ayudar.

Sí, mamá, me han dado más de lo que yo he dado, pero como Defreds, “casi sin querer”.

Y sí, también he hecho grandes amistades en estos casi 4 años.

No diré cómo entré a formar parte de esta familia, pero sí diré que estuve a punto de salir y no lo hice por una razón muy sencilla, porque sabía que si durante todo este tiempo nos hemos ayudado mutuamente podemos seguir haciéndolo.

Si estás pensando en ser voluntario, descubrirás historias y personas que os harán cambiar, aunque solo sea un poco, la visión de la vida que cada uno tenemos.

Y sí, ojalá hubiésemos durado al menos una temporada más en antena en la radio porque el voluntaradio me ayudó a verlos crecer como locutores de radio y como personas y eso es lo que siempre llevaré conmigo. Crecer como personas, juntos.

De eso se trata el voluntariado, de ver cómo crece aquello a lo que tú ayudabas que sin esa parte algo hubiese faltado, y el voluntario ha crecido a la vez.

Voluntariado social ¡Adaptarse o morir!

Voluntariado social ¡Adaptarse o morir!

Tiempos difíciles para el voluntariado

Voluntariado online CREAP Valencia Fundación Rey Ardid

Mil veces que nos hubieran dicho lo que iba a suceder, mil veces no lo hubiéramos creído.

Pero ha pasado. Nos ha tocado. ¡Quién iba a suponerlo!  Coronavirus. Pandemia.

Recuerdo con claridad mi intranquilidad y cierta angustia respecto de la salida cultural que teníamos preparada dentro del programa de voluntariado que realizo con el CREAP Valencia para el 13 de marzo de 2020.

Un grupo de unas 14 personas, entre usuarios con TMG y responsables del CREAP

Nuestro destino ese día era el Museo de la Historia de la ciudad de Valencia.

Teníamos reservada la cita y todo estaba preparado. 

Ya semanas antes las cifras de contagios por coronavirus eran altas. Dudaba de si podríamos realizarla.

Decidimos lo que era más sensato suspender las salidas de los usuarios con el grupo de voluntariado.

El 14 de marzo de 2020 el gobierno de España declara el Estado de Alarma.

Confinamiento Coronavirus Voluntariado Rey Ardid

Empezaba el confinamiento.

Cierto es que muchas generaciones anteriores han vivido situaciones mucho peores, de largo, que la actual.

Pero ésta no es manca… y las personas que realizamos voluntariado hemos tenido que reaccionar con firmeza.

Vendrían meses en casa, calles desiertas, miedo, paralización de toda actividad no esencial, toques de queda, lenguaje bélico…..

Todos los que hacemos voluntariado paramos nuestra actividad. ¡Qué remedio! Frenazo en seco.😯

En ese ambiente se me propuso colaborar, desde casa, en un curso online de formación de Cruz Roja sobre voluntariado y salud mental.

¡Qué alivio! ¡Algo que poder hacer!

Un granito de arena, poca cosa, pero podía seguir ayudando. 😊

No lo dudé un momento y conté en la ponencia online mi experiencia como voluntaria de CREAP intentando transmitir a los asistentes todos los aspectos positivos y gratificantes de realizar voluntariado.

Los Viernes Culturales del CREAP Valencia

Valencia Voluntariado Rey Ardid

He tomado parte en varios talleres de voluntariado, para recalar, finalmente, en los Viernes Culturales.

Son salidas a diversos lugares de Valencia con un especial interés, histórico, urbanístico, arquitectónico, recreativo o social.

El objetivo perseguido en tales salidas no es lo que vamos a ver. Paradójico ¿verdad?

Es sólo el pretexto para la inmersión de los usuarios CREAP en la vida cotidiana de la ciudad que entre todos mantenemos viva y donde todos convivimos y nos relacionamos, siendo un generador de vivencias y sentimientos

La excursión se convierte así, en unas horas de inmersión total en el mundo urbano, fuera de las instalaciones de la institución para que los usuarios del CREAP vivan el mundo exterior, el real, para que sean actores de sus propias vidas y decisiones.

Voluntariado online y capacidad de adaptación

Valencia Voluntariado Rey Ardid

La colaboración en el cursillo de Cruz Roja me sirvió para no estar ociosa en casa día tras día.

La inactividad es perniciosa, y el ser humano se adapta a casi todo.

Terminas por acostumbrarte y verlo como normal.

«Vive como piensas, o terminarás pensando como vives»

Mahatma Ghandi  

Cuando renunciamos a nuestras ideas, a nuestros principios, se adormece la conciencia y nos acostumbramos a aquello de lo que antes abominábamos.

El poder de la masa arrastra al individuo.

El valor del voluntariado

Voluntariado Rey Ardid

Seamos fieles a nosotros mismos, cada uno a su manera y con sus propias ideas.

El pasado 20 de enero  Joe Biden dijo en su discurso de investidura algo que me cautivó.

“Tenemos mucho que reparar, mucho que restaurar, mucho que curar, construir y mucho que ganar”.

Joe Biden Presidente de los EEUU

Si hemos recibido más que muchos conciudadanos nuestros, ¿no es de justicia que aportemos cuanto podamos para revertir ese reparto?

Un país con muchos y comprometidos voluntarios es un país mejor.

Todos ganaremos, también nosotros.

Reflexiones y deseos para el voluntariado

Voluntariado Rey Ardid

La sociedad es un gigantesco cuerpo. Los pies me llevan, las manos me lavan, los ojos me permiten ver, el corazón reparte la sangre.

Cada una de esas partes existe gracias a las otras. Todos para uno y cada uno para todos.

Bajo esta luz, sería más que discutible la necesidad de trabajos voluntarios para la comunidad.

Ojalá que, con todo lo que estamos viviendo, hayamos aprendido a valorar lo que tenemos, lo cotidiano, lo nimio, lo intranscendente.

Por eso estoy deseosa y ávida de que vuelva, ¡por favor!, la normalidad.

Ansiada normalidad. No me parece mucho pedir….

Nuestra humilde visita al Museo de la Historia de Valencia, nuestra charlita por el camino, las bromas, un cafecito a la vuelta, los banales comentarios de unos y otros….  ¿Para cuándo?

Rosario Peña

Voluntaria del CREAP Valencia de la Fundación Rey Ardid

Voluntariado