La Terapia Ocupacional (TO) adquiere día a día más importancia en el campo de la geriatría y sin embargo, aún sigue existiendo mucho desconocimiento sobre esta profesión y sus objetivos. Todavía quedan muchos mitos que romper y mucho que explicar tanto al resto de profesionales como a los usuarios y a sus familias. Veamos algunos ejemplos reales de lo que otras personas piensan sobre qué es la Terapia Ocupacional:

  • “Los que entretienen a los abuelos”
  • “Una mezcla entre Psicología y Fisioterapia (o parecido)”
  • “No sabía que eso es una carrera, ¿qué es eso?”
  • “Los que enseñan las tareas de casa a personas con discapacidad”

Cuando alguien te pregunta a qué te dedicas, y tú respondes que eres Terapeuta Ocupacional, algunas veces notas cierta expresión de incredulidad en la cara de esa persona, y ya te imaginas cuál va a ser su siguiente pregunta… “¿pero eso qué es?” Es el momento de coger aire y tratar de hacer una explicación coherente a la par que sencilla para que la persona que tenemos delante lo comprenda, pero suficientemente compleja para transmitir la filosofía y la tecnicidad de la profesión. Según la Asociación Profesional Española de Terapeutas Ocupacionales (APETO) (1999), la Terapia Ocupacional es “Una disciplina socio sanitaria que evalúa la capacidad de la persona para desempeñar las actividades de la vida cotidiana e interviene cuando dicha capacidad está en riesgo o dañada por cualquier causa. Se utiliza la actividad con propósito y el entorno, para ayudar a la persona a adquirir el conocimiento, las destrezas y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y conseguir el máximo de autonomía e integración (e inclusión)”

La Terapia Ocupacional evalúa aspectos físicos, psíquicos, sociales y ambientales del individuo, identificando áreas de disfunción e incluyéndolo en un programa estructurado de actividades para superar la discapacidad. Podemos distinguir diferentes enfoques de tratamiento:

  • Enfoque preventivo y de promoción de la salud.
  • Enfoque re educacional o de entrenamiento.
  • Enfoque sustitutivo/adaptador.

Por ejemplo, en el caso de una persona mayor con dificultades para aprender a abotonarse la camisa: Estamos reeducando, si tras analizar las dificultades que tiene, tratamos de solucionarlas con entrenamiento para que finalmente logre hacer el abotonado sin apoyos ni modificaciones. Sin embargo, estamos optando por un enfoque sustitutivo/adaptador, si le abrimos más los ojales de las camisas, usamos un Producto de Apoyo (antes denominado Ayuda Técnica) como un abotonador, sustituimos los botones por otros más grandes…Estamos aplicando un enfoque preventivo si planificamos para el usuario ejercicios específicos de pinzas, de coordinación óculo manual, movilizaciones articulares… que entran en juego en el desempeño de esta actividad de abotonado.

En sentido muy amplio, podemos concluir diciendo que la Terapia Ocupacional es una disciplina que pretende dar los apoyos necesarios para que las personas tengan un desempeño ocupacional satisfactorio, para que sean independientes y autónomas, y que todo ello posibilite su integración/ inclusión en la sociedad.

Equipo de terapia ocupacional del Centro de día para personas dependientes Ciudad de Alfaro

Sin categoría Mitos sobre la terapia ocupacional en geriatría